contador de visitas gratis
Search
Martes 17 Septiembre 2019
  • :
  • :

Seremi de Vivienda y la Gobernadora de Última Esperanza hicieron la entrega formal de vivienda en comodato a una persona en situación de calle

Seremi de Vivienda y Urbanismo, José Miguel Horcos en conjunto con la gobernadora de la provincia de Última Esperanza, Ana Mayorga, hicieron la entrega formal de la vivienda en comodato.

La luz de la mañana que entra por unos de los orificios de una morada de 6mt2 a las afueras de Puerto Natales marca el inicio de un nuevo día. Juan Luis Muñoz Mora (57) vive en la extrema pobreza, es sordo, tiene ataques de epilepsia, parálisis en parte de su cuerpo y otros problemas de salud derivados de su situación.


En cuanto se levanta, se prepara un café para comenzar un nuevo día y con poco que hacer: de vez en cuando le piden que haga algunos trabajos y la mayor parte del día pasa caminando sin un rumbo claro, que además lo tienen en una preocupante delgadez. Esto último se debe al poco acceso que tiene a comida y agua.

Para él la vida ha sido muy dura desde hace pocos años atrás. Cuentan sus más cercanos que estuvo casado; tiene 8 hijos, de los cuales con ninguno tiene comunicación y hace tres años vivía en precarias condiciones en Punta Arenas; el Hogar de Cristo era su mayor aliado y vivía deambulando en la capital regional, hasta que un día este escenario empeoró: Fue atacado con un objeto contundente que lo dejó al borde de la muerte por tres meses en un centro asistencial de la ciudad.

Posterior a esto, buscó mejor suerte en Puerto Natales. “La vida le dio otra oportunidad, él se portaba muy mal y por eso estaba alejado de muchas personas. Estuvo cerca de morir y su creencia en Cristo lo mantiene en pie”, comentó una de las vecinas más cercanas.

La morada donde él vive en la capital de Última Esperanza no cuenta con los suministros básicos, hace sus necesidades biológicas al intemperie y durante las noches del complejo clima magallánico, se cobija con un elemento donde prende fuego a la leña que encuentra por el sector. “Al ser mudo el día a día de él es
más complicado aún, no puede expresar muchas veces lo que siente. Él llegó a Natales después de estar en coma en Punta Arenas y le ofrecieron estar en esta morada a cambio de cuidar una lancha, lo cual él accedió y así vive. De repente no lo vemos durante
varios días, nadie sabe si está bien o está en problemas”, relata uno de sus familiares que viajan desde Punta Arenas de vez en cuando a saber cómo está.

Al llegar a Puerto Natales luego de ese casi trágico
episodio, las autoridades comunales comenzaron a investigar la situación y a tomar cartas en el asunto. Llegó la solicitud de ayuda tanto del municipio local como de la Gobernación provincial al seremi de Vivienda y Urbanismo, José Miguel Horcos y al subsecretario
de la cartera Guillermo Rolando, a quienes solicitaron la intervención del Minvu en el caso de Juan Muñoz Mora, a la cual las autoridades de gobierno no dudaron en darle el visto bueno a la iniciativa planteada.

Una vivienda, una nueva vida
por delante

“Hoy estamos sintiendo una emoción muy grande, le
entregamos a don Juan Muñoz esta casa en comodato y la tendrá durante dos años. Puesto que su vivienda definitiva se está construyendo en el nuevo conjunto integrado Glaciar Serrano al sur de Puerto Natales y ese loteo estará construido en primer semestre
del 2020”, destacó el seremi de Vivienda y Urbanismo al momento de entregarle las llaves de su nueva vivienda.

Por su parte, la Gobernación Provincial de Última
Esperanza también tuvo un rol importante en recopilar los antecedentes necesarios para elevar esta solicitud al Ministerio de Vivienda y Urbanismo. La gobernadora Ana Mayorga, destacó el hecho de que se haya agilizado esta ayuda y que “esto es parte de la
esencia que tiene este gobierno. Nosotros hemos hecho un gran esfuerzo por buscar soluciones habitacionales a quienes más lo necesitan y este es un ejemplo claro de los buenos resultados que da el trabajo multisectorial”.

Finalmente, Juan Muñoz Mora comienza a vivir una
vida nueva y sobretodo digna, junto a los vecinos que siempre lo han acompañado en los momentos más complicados de su vida y que ahora sonríe como lo hizo hace muchos años atrás.