contador de visitas gratis
Search
Sábado 18 Enero 2020
  • :
  • :

De nuevo es la Economía – Ernesto Sepúlveda -Opiniones

A comienzos del mes de octubre de 2019, cuando nada hacía presagiar, lo que vendría después, el Banco Central informaba: “Pese al empeoramiento del escenario externo, la economía tiene las condiciones para crecer a tasas superiores al promedio de años previos y retomar expansiones sobre 3% en los años venideros.” Y señalaba como razones de este diagnóstico, que  para la economía mundial se proyecta una desaceleración importante, pero no una recesión. También, que  la inversión se mantenía creciendo, y que se ha reducido en los últimos años, la vulnerabilidad de la economía a las fluctuaciones cambiarias.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, destacaba la celeridad con que las autoridades, respondían a los cambios en el escenario económico. Dando como ejemplo la reducción en 100 puntos base, de la tasa de política monetaria. Dejando a nuestra economía con una tasa de 1,75%, una de las más bajas de nuestra historia.

Con la perspectiva de tiempo, las palabras de Mario Marcel, del 5 de octubre de 2019, suenan extrañamente proféticas, él decía: “En esta etapa, los países que actúen con mayor coherencia y unidad de propósito tendrán mayor posibilidad de prevalecer que aquellos que lo hagan de manera pasiva, desordenada o contradictoria”.

Cuando el Banco Central, se disponía a entregar el “Informe de percepciones de negocios de noviembre de 2019, que ya estaba prácticamente terminado, se produce al estallido social del 18 de octubre de 2019. El Banco reacciona, e incluye un primer levantamiento de información, con consultas a empresas de todo el país, efectuadas la semana de 28 de octubre.

Esta es la primera aproximación a los efectos de las manifestaciones sociales en la economía. Se constata una baja significativa de la actividad y las ventas, ante la menor afluencia de público. Dificultad para que los trabajadores puedan llegar a las instalaciones. Horarios de operación inferiores a los habituales.

Asimismo, se señala que los problemas en el transporte han afectado la disponibilidad de insumos y/o dificultado la venta de productos. Respecto de los negocios o sucursales, que han sufrido daños, estos han implicado pérdidas superiores. Al menos hasta fines de octubre, no habían logrado recuperar la normalidad en el funcionamiento de sus negocios.

La gran mayoría de los consultados, cree que el desempeño de los negocios se verá afectado negativamente. Mención especial para el turismo, donde se produce un fuerte deterioro de las perspectivas futuras. Se informa una elevada cancelación de reservas y eventos en la expectativa que los efectos  podrían prolongarse hasta el 2020. Algunas empresas, especialmente de menor tamaño relativo, anticipan dificultades para cumplir con sus pagos.

Una visión más completa, de lo que le ha sucedido a nuestra economía, nos la entregó el propio Mario Marcel, presidente del Banco Central, en la presentación del informe de política monetaria (IPOM) de diciembre de 2019. Se informa que la actividad tendrá una caída anual de 2,5% la que se concentrará en octubre y noviembre. El mes de diciembre debería mostrar un desempeño algo mejor, pero con una alta incertidumbre. Con esto, en 2019 el PIB total acumulará un crecimiento en torno a 1%. Lo que es  considerablemente bajo considerando  lo previsto en septiembre (2,25%-2,75%).

El Presidente del Banco Central agregó que “el mal desempeño en el último trimestre de 2019 entrega un bajo nivel de partida para la economía en 2020″. De hecho, aunque se estima que trimestre a trimestre vuelva a crecer, su tasa de variación anual nuevamente sería negativa en el primer trimestre del próximo año. Con ello, para el año en su conjunto, se preve que el PIB crezca entre 0,5% y 1,5%.

Sin lugar a dudas, el dato más preocupante que arroja el IPOM de diciembre es respecto del empleo. El Banco Central señala que  de acuerdo a diversas fuentes de información,  el mercado laboral ya estaría deteriorándose.  Y considerando  la relación histórica entre la demanda de trabajo y la actividad, y de no producirse cambios significativos por el lado de la oferta, “la tasa de desempleo podría superar el 10% a inicios de 2020”.

Mario Marcel, presidente de una entidad autónoma como es el Banco Centra, advierte de os imprevisibles efectos para nuestra economía, si el sistema político, no avanza en cerrar pronto los temas pendientes de la agenda social.

Contra toda evidencia, aún hoy día, cuando el deterioro económico es innegable, aún persisten pequeños sectores radicalizados. En el colmo del sinsentido, desechan los avances y acuerdos conseguidos con dificultad entre las fuerzas políticas. Se insiste en pedir a renuncia de presidente de la República, cómo si ese hecho, inédito en la historia reciente, resolverá nuestros graves problemas de inequidad.

Cierta  izquierda nuevamente queda atrapada en su discurso de los años sesenta. Algunos políticos del ayer, alzan su voz, anunciando prontas rebeliones o alzamientos. La conquista del poder político, desde la calle. Olvidan que hace menos de dos años, el candidato que iba a ser a continuidad de gobierno de centro izquierda, fue derrotado amplia y abrumadoramente. Y una de las razones de la derrota, fue el  desprecio hacia las medidas pro inversión y al  crecimiento económico, como base de todo progreso.

Estamos capturados por una minoría vociferante, que denuesta a los políticos moderados, considera aberrante el diálogo, y rasga vestiduras ante los pactos de gobernabilidad. Esa minoría extrema, está en ambos lados del espectro político. Los mismos que aborrecen la idea de inversión privada y emprendimiento, son los que rasgan vestiduras en contra del orden público. Paradójicamente, los regímenes más cercanos a esa cierta izquierda cretácica, son precisamente regímenes tiránicos, sostenidos por un estado policial.

Una vez más, amigos y amigas, serán las grandes mayorías, de trabajadores y trabajadoras, que anhelan el progreso social y vivir en paz, quienes decidiremos los destinos de la patria. Lo hicimos en el plebiscito de 1988, y lo haremos en el de 2020.

Soy Ernesto Sepúlveda, en Crónicas de la Patagonia

Punta Arenas, 9 de diciembre de 2019.-